TOP

Lucha contra la adicción a la pornografía

lucha-contra-la-adiccion-a-la-pornografia

Lucha contra la adicción a la pornografía

La adicción a la pornografía es uno de los principales destructores de relaciones. Alguien se vuelve adicto a la pornografía cuando se vuelve emocionalmente dependiente de la pornografía hasta el punto de interferir con todos los demás aspectos de su vida diaria y sus relaciones.

La adicción a la pornografía es más que un intenso interés en la pornografía. Es una condición médica que altera el cerebro y hace que el usuario se sienta obligado a seguir viendo pornografía, incluso cuando está claro que hacerlo solo causa dolor, daño y daño.

El uso generalizado de teléfonos inteligentes e Internet se ha convertido en una herramienta para alimentar la adicción a la pornografía. Ahora, los adictos tienen acceso a millones de contenido sexual explícito con solo hacer clic en un botón, en cualquier lugar y en cualquier momento. Estos dispositivos le permiten ver y almacenar pornografía en grandes volúmenes sin que nadie más se dé cuenta.

Hay demasiados problemas asociados con el uso de la pornografía y la adicción. La pornografía insensibiliza al usuario e interfiere con su desarrollo moral y sus relaciones interpersonales con los demás. La exposición constante a contenido pornográfico aumenta los comportamientos masculinos agresivos hacia las mujeres y aumenta la probabilidad de violencia sexual. También degrada la calidad de las relaciones y priva al usuario de experimentar una auténtica intimidad, amor, confianza y honestidad.

Cómo la pornografía afecta las relaciones

La pornografía es un gran problema en los matrimonios. Lentamente erosiona la intimidad física y emocional, dos actores clave en toda relación. El efecto de la adicción a la pornografía en las vidas de las personas que rodean al esposo que sufren de adicción es extenso y devastador. El hombre no es el único dañado por su adicción; la esposa y los hijos también pueden verse afectados.

Así es como la adicción a la pornografía daña una relación.

1. Crea expectativas sexuales poco realistas.

Al igual que con cualquier otra película de ficción, la pornografía es interpretada por actores que dan vida a un personaje o escena con guión. Es seguro decir que la mayoría de las escenas están demasiado adornadas, son poco realistas y están editadas. Pero por alguna razón, a las personas les resulta más difícil hacer estas conexiones cuando ven pornografía en comparación con cuando ven otras películas de ficción.

No comprenden que el sexo real no será lo mismo que las escenas perfectamente escritas que ven en las películas pornográficas. Como resultado, comienzan a tener una falsa impresión de cómo debería ser una pareja sexual y expectativas sexuales poco realistas de sus esposas.

2. Disminuye la satisfacción.

Cuando queda claro para la pareja adicta que su cónyuge no puede cumplir con sus expectativas sexuales, disminuye la satisfacción. Comienzan a perder interés y evitan los encuentros sexuales con sus parejas. En algunos casos, al usuario también le resulta difícil excitarse sexualmente sin la pornografía. En general, la vida sexual de la pareja afectada se hunde.

3. Conduce al desapego emocional.

Debido a que la pornografía es auto gratificante, no deja lugar a la intimidad emocional. No deja espacio para la vulnerabilidad y la apertura, lo que dificulta la reproducción de ese vínculo que acompaña a la interacción física. Un adicto siempre recurrirá al porno para llenar el vacío emocional, alienando aún más a su pareja.

4. Disminuye la autoestima.

La pornografía puede reducir la autoestima y la autoestima del cónyuge afectado. Empiezan a compararse con lo que su pareja ve en la pantalla y, por lo general, se encuentran ausentes. Algunos incluso pueden comenzar a verse a sí mismos como estúpidos, sexualmente indeseables, débiles y sin valor. Este bombardeo constante de pensamientos negativos sobre sí mismos eventualmente afecta cómo se relacionan con su pareja adicta, dando lugar a amargura, celos y desconfianza.

5. Destruye la confianza.

La mayoría de los adictos a la pornografía se entregan en secreto, en parte por la vergüenza asociada a ella. El andar a escondidas, las mentiras, la vergüenza, el secretismo y el aislamiento involucrados en alimentar el hábito poco saludable eventualmente se convierte en una bola de nieve y se convierte en problemas mayores.

Por lo general, los socios pueden sentir cuando les están mintiendo. El subterfugio involucrado en mantener en secreto la adicción eventualmente rompe la confianza en la relación.

Cómo combatir la adicción a la pornografía

Si está tratando de dejar el hábito de la pornografía, sepa que es más fácil hacerlo en teoría que en la práctica. Recuerde eso, para que no se ponga demasiado duro consigo mismo cuando recaiga. Cada día sin contenido pornográfico vale la pena celebrarlo. Sin embargo, no es un testimonio de su debilidad si recae. Vuelve al caballo y vuelve a intentarlo.

A continuación, le indicamos cómo combatir su adicción a la pornografía.

1. Sepa que no está solo.

No puedes dejar una adicción por tu cuenta. Necesitará el apoyo de las personas que lo cuidan y de los profesionales para que lo acompañen en este viaje de principio a fin. El primer paso en el viaje es deshacerse de la vergüenza que viene con el uso de la pornografía. Que la mayoría de la gente no hable sobre su uso de la pornografía no significa que estés solo. No significa que tengas que estar solo. Hay otros por ahí con la misma historia que tú; algunos incluso han logrado dejar el hábito, y tú también puedes.

Escuchar a las personas que han estado donde usted está ahora puede ser un indicador empoderador de que no está solo. Incluso las celebridades famosas han luchado contra la adicción a la pornografía y son muy abiertas sobre su viaje.

2. Consiga un buen filtro o sistema de rendición de cuentas.

Para controlar mejor tu adicción a la pornografía, tendrás que aprender a controlarte. Eso puede ser difícil de hacer con la prevalencia y el fácil acceso a la pornografía en todas partes. Puede obtener un buen software de filtro en todos sus dispositivos para bloquear la mayor parte del contenido pornográfico en sus dispositivos. Vaya un paso más allá instalando un software de responsabilidad que informa su uso semanal de Internet y dispositivos a un amigo de confianza. También puede poner controles de seguridad en su televisor para reducir aún más la tentación.

3. Infórmese sobre a qué se enfrenta.

El conocimiento, dicen, es poder. Busque recursos de expertos en el tema para ayudarlo a ampliar sus conocimientos sobre su afección al comenzar su viaje. Esto lo ayudará a evitar los comienzos en falso que podrían desanimarlo de progresar.

4. Busque un grupo de apoyo.

Hay varias comunidades, pero en línea y fuera de línea, que pueden ayudarte a dejar tu adicción a la pornografía. No tenga miedo de acercarse a estas comunidades para encontrar ayuda y apoyo de personas que han estado en su posición.

5.  Consulte a un terapeuta certificado. La adicción a las porno puede ser un reflejo de otros problemas subyacentes. Tendría mucho sentido reunirse con un profesional para ayudarlo a llegar a la raíz del problema en lugar de simplemente curar el síntoma. No acuda a un terapeuta sexual, ya que no será de mucha ayuda. En su lugar, busque un terapeuta certificado en adicción sexual, ya que ha sido capacitado específicamente para reconocer la realidad de la adicción al sexo, incluida la adicción a la pornografía.

My name is Edwin and I discovered my purpose for helping people learn how to overcome porn and understand the effects. I was introduced to porn at a young age and I was faced with the struggles of curbing these habits as it became more detrimental.After years of facing these challenges, I finally discovered ways to stop and quit porn. Today, I started this blog to share helpful and practical experiences of how to unshackle from the chains of porn.If you're an individual who is currently facing these same struggles, then you'll find proven techniques and guidance that can assist you in stopping and quitting porn. In my experience, I have learned the effects of porn to the psychological, emotional, and physical well-being of my body and mind. For this reason, I now strive to show individuals the consequences and effects of engaging in porn. I also understand that stopping and quitting these habits can be daunting, pressuring, and frustrating.So, i've employed an approach that is welcoming and non-judgmental to help you thrive and be encouraged to pick up more productive habits over time.I hope you'll find helpful material in this blog and feel free to reach out with any questions or if you'd like an accountability partner.

Post a Comment